MENSTRUACIÓN Y ECOLOGÍA. (Tampones alternativos elaborados por ti.)

 

La sociedad nos ha empujado a creer que nuestros olores y formas naturales son inaceptables, que nuestro cuerpo es esencialmente sucio y que necesitamos vigilar constantemente nuestra limpieza y frescura para no ofender. Estas ideas denigrantes sobre nuestro cuerpo han sido causa de que muchas mujeres tengan miedo a sus procesos naturales o sientan repugnancia de ellos. Este miedo favorece la sumisión a la medicalización de funciones tan naturales como la menstruación.

El ciclo menstrual se asocia con la vergüenza y con la naturaleza oscura e incontrolable de las mujeres. El tabú asociado al ciclo menstrual sigue vigente hoy, gracias al capitalismo y la alienación que en consecuencia produce.

Aquí un poco de historia al respecto:

Muchos autores confirman la existencia de una lejana época dorada para las mujeres, para los hombres y para la naturaleza. Una época que puede regresar si se da un cambio de rumbo en nuestra caduca y torcida civilización lo que dependerá de cada uno de nosotros.

Las pacificas culturas MATRIARCALES de hace más de 5000 años en las que la conciencia común fue la femenina, el ciclo menstrual y el cuerpo de la mujer se consideraban sagrados, fueron asentamientos organizados, respetuosos y cuidadosos del entorno, unidos a él y por valores de intuición, compasión, fusión y honra a la Naturaleza.

Desafortunadamente fueron conquistadas por la corta visión masculina, agresiva, móvil, activa y guerrera; desde entonces se estableció en el planeta un periodo de predominio patriarcal tan largo que aún perdura, y que valora más la tecnología, la guerra, la destrucción ecológica y practica el sometimiento y la discriminación de la mujer y la naturaleza. Ejemplo de ello es el trato dado a las mujeres que han manifestado su energía, claridad y conexión con lo místico (como las chamanas, curanderas, y las sacerdotisas) debido a la estrecha relación entre el psiquismo de la mujer y el funcionamiento de sus ovarios a través de las hormonas.
 
El papel de estas mujeres fue reprimido por la religión patriarcal. Obligándole a mantenerse de forma clandestina, ya como adivina, ya como BRUJA; siendo el último vínculo con las primitivas religiones matriarcales. A lo que en el pasado se llamó brujería, era muchas veces capacidades femeninas de las más simples: entender el propio cuerpo y responsabilizarnos de la salud.

Ya sabemos lo que pasó con las brujas verdaderas, falsas, y casi todo lo que llevaba “faldas” durante la oscura Edad Media y en adelante.

Con el paso del tiempo la sociedad ha negado la existencia de estos poderes femeninos. Pero la negación no significa la inexistencia (ya hablaremos de esto en el articulo siguiente junto a más consejos para cuidarnos durante nuestra menstruación).

“Nada se ha hecho para dotar de atractivo o de respeto al ciclo menstrual”

“Ni las mujeres ni los hombres tienen una actitud positiva hacia la menstruación”

“Si te crees emancipada intenta probar cómo sabe tu sangre menstrual, si la idea te repugna te queda un largo camino por recorrer, nena.”

“Si las mujeres consideran su propio fluido menstrual como una porquería, señal de que estamos muy lejos de sentir el orgullo por nuestra naturaleza femenina que es una condición necesaria para la liberación. Y señal de que la regla sigue apareciendo como una excreción, como la licuación de la abyección”

Germaine Greer

    El mismo capitalismo en su juego desigual y como ya lo habíamos dicho en su medicalización de las funciones naturales (en este caso de la menstruación) ha difundido la idea de que es indispensable el uso de productos altamente especializados para nuestros “desechos repugnantes”, por ello es que estos productos se anuncian como altamente higiénicos y con aromas capaces de bloquear el “repugnante aroma a sangre” que nuestra menstruación produce; para que permanezcamos muy limpias en este periodo y nadie se de cuenta de “nuestra desgracia”. Toda esta falsedad pretende obligarnos a correr a comprar sus productos (que no son muy baratos) sin importar que en ocasiones nos resulte incomodo usarlos, y que resulten hasta nocivos para nuestra salud. Como difícilmente podemos encontrar alguna alternativa hemos llegado a pensar que estas no existen, quedándonos calladas, confiando ciegamente en la industria y sus mensajes.

Otra cosa que la industria no nos dice es que la producción de esos productos hechos de plástico, algodón y fibra de madera, involucran decenas de productos químicos, además de que en el embalaje de plástico se emplea mucho petróleo para su fabricación y transporte. La situación es que a estos productos los ocupamos unas horas y luego los tiramos, sin pensar que tardarán cientos de años en descomponerse.

El problema de los desechos sanitarios, específicamente toallas y tampones, crece día con día, al igual que la población de nuestro planeta. Se estima que en México generamos 210 mil toneladas anuales de relleno sanitario sólo de toallas femeninas. Y ni que decir de los efectos y daños que causan miles de tampones y toallas que van a dar al mar y son ingeridos por animales marinos provocándoles daños en el sistema digestivo y en muchas ocasiones la muerte.

En el caso específico de los tampones comerciales se ha hablado muchísimo y se han elevado discusiones respecto a sus componentes químicos, como son:

•La presencia de DIOXINAS generadas en el proceso de decoloración
•El uso de RAYÓN y otras fibras sintéticas muy absorbentes
•Respecto al famoso asbesto/amianto se dice que aumenta el sangrado y por tanto el uso de estos productos, se ha desmentido totalmente y resulta que es un hoax/leyenda urbana por Internet. En cualquier caso, esto no exculpa a los tampones de los riesgos por los otros ingredientes que sí están confirmados.
La dioxina es un componente de los vertidos industriales desechados por la industria papelera. La dioxina no sólo es potencialmente cancerígena sino que además resulta tóxica para el sistema inmunológico y puede originar defectos de nacimiento.

El contacto continuo con dioxinas y fibras artificiales se relaciona con ESTERILIDAD, ENDOMETRIOSIS (antaño enfermedad rara y hoy padecida por 5 millones de estadounidenses), cáncer cervical, de ovarios y de mama; deficiencias del sistema inmunológico, inflamación pélvica, y SST (síndrome de shock tóxico).
Es verdad que durante mucho tiempo las dioxinas han sido motivo de discrepancias a nivel científico, pero siempre pasa eso con los productos peligrosos. La cruzada contra el aspartamo es similar: dudas en los estudios oficiales, permisividad legal y enfermedades en la población.
Se escudaron en que los tampones no eran para ingerir y minimizaron los efectos del poco significativo rastro de dioxinas en ellos, pero se olvidaron que la vágina es la zona más porosa y absorbente del cuerpo y que una mujer puede llegar a usar 11400 tampones en su vida fértil (5 al día durante 5 días x 38 años de menstruaciones).
Tomando en cuenta que un tampón debe cambiarse con frecuencia y que si tu menstruación es muy abundante deberás cambiarlos con  mayor frecuencia y tal vez hasta usar tampones con mayor absorción que son mas caros y que tienen mas posibilidad de causar SST, y frente a todo lo ya expuesto en este articulo, DEFINITIVAMENTE EL USO DE ESTOS PRODUCTOS COMERCIALES NO NOS CONVIENE EN  LO MAS MINIMO.
Por ello en esta publicación estaremos difundiendo alternativas totalmente convenientes.

En esta ocasión elaboraremos tampones de algodón:
MATERIALES:
 
Algodón plisado, hilo de algodón y aguja.

PROCESO:

1.-Lavarse bien las manos.

2.-Se toma una cantidad de algodón calculando que sea suficiente para elaborar un tampón de tamaño adecuado según la cantidad de menstruación que tengamos. (Podemos comenzar con algo pequeño para ir probando poco a poco hasta que encontremos el tamaño adecuado para nosotras)

3.-Se enrolla para darle forma y se comienza a enrollar con hilo de algodón para que quede apelmazado

4.-Ya que esta lo suficientemente apelmazado para ser introducido en la vágina se le cose en la parte inferior un cordón elaborado por nosotras con las suficientes hebras de hilo para que no se rompa al jalarlo para sacarlo y desecharlo; debe coserse de manera que sea fácil jalarlo para poder extraerlo.

*Es muy importante coser muy bien el cordón en la parte inferior del tampón pues con este lo sacaremos de nuestra vágina cuando debamos desecharlo, ya que si no está bien cosido o el cordón no es lo suficientemente fuerte para soportar el jalón puede romperse y dejar dentro el tampón, y si no se tiene la suficiente experiencia con este tipo de productos puede ser difícil sacarlo.
*Si llegase a suceder que el cordón se rompe y no puedas sacar el tampón, no te desesperes y haz lo siguiente: inclinarte en cuclillas y pujar como cuando estas estreñida o como cuando evacuas, y el tampón saldrá; puedes ayudarlo a salir con tus dedos. También puedes pedirle a tu pareja que te ayude a sacarlo.
*Te preguntaras si este método no presenta algún daño puesto que podría ser que pedacitos de algodón se queden en tu vagina. Pues déjame decirte que no hay problema ya que nuestra menstruación funciona como un sistema de auto limpieza así que al salir se llevaría los restos de algodón (además el algodón no es toxico) que se encuentren en dado caso.

 Si quieres más información puedes escribirme a: maylila@hotmail.com

FUENTES:
http://www.eldedoenlallaga.com/
http://www.criandocreando.com/joomla/content/view/78/62/
http://www.educasexo.com/adolescentes/tampones-y-sindrome-de-shock-toxico.html
http://www.jovenesverdes.org/chicaverde/bellezaehigiene.html#Productos%20menstruales

 

EX-LIBRIS

Escribir comentario

Comentarios: 6
  • #1

    Esther (lunes, 21 febrero 2011 20:22)

    Magnifico!!!!!

  • #2

    tannia (martes, 29 marzo 2011 23:12)

    en serio????
    eso suena muy interesante!!!!! wow!

  • #3

    Karla (viernes, 06 abril 2012 18:06)

    Otra opción puede ser el uso de las copas menstruales, son de un material que no genera daños en el cuerpo, solo es un dispositivo en donde se deposita la sangre, dependiendo del día y flujo será las veces que debes limpiar. Esta sangre puede ser colocada en la tierra de alguna planta. Tiene una duración de 5 a 10 años, yo la uso y es sumamente efectiva y indudablemente la menstruación se vive diferente. Espero estas copas menstruales les genere dudas y busquen más información.
    Algunas páginas:
    http://www.youtube.com/watch?v=bhOg9-_3_KA
    http://www.copamenstrual.com/
    http://www.elblogalternativo.com/2009/01/19/la-copa-menstrual-la-alternativa-mas-sana-a-los-tampones-convencionales/
    http://www.facebook.com/pages/Alternativas-Ecol%C3%B3gicas/101027349959532

    abrazos Karla

  • #4

    Curtis (domingo, 22 julio 2012 21:42)

    I was very pleased to find this website. I wanted to thank you for your time for this wonderful post!! I definitely enjoy reading it and I have you bookmarked to check out new stuff you blog post.

  • #5

    aninfinita (miércoles, 07 agosto 2013 10:53)

    Yo he usado durante años este metodo de tampones caseros ecologicos sin hilo...jamas he tenido un malestar y mi ginecologo me ve sana y saludable.

  • #6

    ELA (miércoles, 18 enero 2017 19:06)

    Tu plantilla (sobre todo la imagen de fondo) me marea para leer